Galletas con chispas de chocolate «Mantequilla de maní» sin nueces.

  • Tiempo de preparación: 25 minutos
  • Tiempo de cocción: 10 minutos
  • Tiempo de enfriamiento: 45 minutos
  • Rendimiento: 16 a 18 galletas

Si nunca has horneado sin gluten antes, te recomendamos encarecidamente que utilices la mezcla de harina para hornear sin gluten 1:1 de Bob’s Red Mill para esta receta. Si utilizas una mezcla diferente, comprueba los ingredientes. Si no contiene goma xantana (u otro ingrediente aglutinante como la goma guar o las cáscaras de psyllium), recomendamos añadir media cucharadita de goma xantana para asegurar el éxito.

Tenga en cuenta que la FDA incluye el coco en la lista de frutos secos, aunque muchas personas con alergias a los frutos secos no tienen problemas con el coco. Si no está seguro de si la persona o personas que comen sus galletas tienen una alergia a los frutos secos que incluye el coco, consulte con ellos antes de hacer esta receta, o sustituya el aceite de coco por otra grasa (recomendamos la mantequilla si no tiene alergia a los lácteos, o el EarthBalance vegano si la tiene).

Ingredientes

  • 1 cucharada de harina de linaza (o linaza molida)
  • 1/2 taza de aceite de coco, suavizado a temperatura ambiente (pero no derretido o líquido; véase la Nota de la Receta para información sobre alergias)
  • 1/3 taza (72g) de azúcar morena
  • 1/2 taza (100g) de azúcar granulado
  • 1/2 taza más 2 cucharadas (104g) de mantequilla de girasol, comprada en la tienda o hecha en casa (u otra mantequilla de nueces o semillas favorita)
  • 2 cucharaditas de extracto puro de vainilla
  • 1 1/4 taza (170g) de mezcla de harina sin gluten para todo uso (como Bob’s Red Mill Gluten Free 1-to- 1 Mezcla de harina de panadería)
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 3/4 cucharaditas de maicena
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 taza (165g) de chispas de chocolate sin alérgenos (como la marca Enjoy Life)
Receta recomendada:  Tacos vegetales

Método

1 Prepara el «huevo» de lino: Combinar la comida de lino con 2 1/2 cucharadas de agua en un bol pequeño. Dejar reposar de 7 a 10 minutos para que se espese. Esto se usará como sustituto del huevo en esta receta.

2 Combinar el aceite y los azúcares: En el bol de una batidora de pie equipada con el accesorio de la pala (o utilizando batidoras manuales eléctricas), batir el aceite de coco, el azúcar morena y el azúcar hasta que estén suaves y combinados.

La mezcla estará un poco granulada y se aplanará para cubrir el fondo del bol en una capa uniforme; no será ligera y cremosa como las más tradicionales rebozadoras de galletas. Raspar los lados del bol unas cuantas veces y continuar mezclando hasta que el azúcar esté bien incorporada.

3 Añadir la mantequilla de girasol, el huevo de lino y la vainilla y batir hasta que se combinen. Usar una espátula de goma para raspar los lados según sea necesario. Bata durante 1 ó 2 minutos. Empezará a suavizarse y a parecer mucho más cremoso en este punto.

4 Bata los ingredientes secos: En un bol pequeño y separado, mezclar la harina, el bicarbonato de sodio, la maicena y la sal.

5 Batir los ingredientes secos: Añadir lentamente los ingredientes secos en el recipiente y batir a fuego medio hasta que estén suaves. Raspar los lados del bol según sea necesario. La masa se verá como grandes piedras al principio, pero siga batiendo y eventualmente se volverá suave y más uniforme en unos 2 minutos.

Apaga la batidora y amasa la masa unas cuantas veces con las manos para asegurar que todos los trozos secos salgan del fondo del bol y se incorporen.

Receta recomendada:  Salsa de piña con jícama

6 Trabajar en los trozos de chocolate: Incorporar las virutas de chocolate con las manos amasándolas y mezclándolas suavemente en la masa.

Esta masa no es pegajosa y cremosa como algunas masas de galletas tradicionales, por lo que mezclar a mano de esta manera es el mejor método para incorporar los trozos. No se preocupe si algunas papas fritas están sueltas; se abrirán paso en las galletas cuando saque la masa.

7 Enfriar la masa: Cubrir el bol de mezcla con plástico y enfriar en la nevera durante 30 minutos, o hasta la noche.

8 Precalentar el horno y preparar el molde: Precalentar el horno a 350°F. Forrar una hoja de horno grande con papel de pergamino.

9 Calentar ligeramente la masa: Después de enfriarse, sacar la masa del frigorífico y dejarla reposar a temperatura ambiente durante 10 minutos. Como la masa está un poco desmenuzada, dejarla reposar en la encimera antes de formar las bolas ayudará a asegurar que tengas unas bonitas y suaves bolas de masa para galletas con las que trabajar, frente a las que pueden romperse un poco si están demasiado frías.

10 Rodar en las galletas: Usando 2 cucharadas colmadas (unos 45g) de masa por galleta, enrollar la masa entre las manos hasta que se forme una bola. No necesita ser perfecta, si la masa se desmorona un poco, sólo hay que volver a apretarla.

Coloca cada bola en una bandeja de horno forrada de pergamino con una separación de aproximadamente 1 1/2 pulgadas (se extenderán un poco). Usando la palma de la mano, aplanar cada galleta ligeramente hasta un espesor de aproximadamente 1/2 pulgada. Si las galletas empiezan a romperse al aplanarlas, usa las manos para volver a formarlas.

Receta recomendada:  Relleno de pan de maíz con aceitunas verdes y nueces

11 Hornea galletas: Hornee de 9 a 11 minutos, o hasta que los bordes comiencen a dorarse. Las galletas seguirán sintiéndose suaves pero se irán endureciendo a medida que se enfríen.

12 Enfriar y servir: Dejar enfriar en la bandeja de hornear durante 5 minutos. Pasar a una rejilla de alambre para enfriar completamente.

13 Guardar las sobras: Mantener las galletas cubiertas a temperatura ambiente hasta 5 días. Congélelas en una bolsa o recipiente hermético para el congelador durante un máximo de 3 meses.

¡Hola! Todas las fotos y el contenido están protegidos por derechos de autor. Por favor, no utilice nuestras fotos sin permiso previo por escrito. ¡Gracias!

Te pueden interesar estas recetas: